zona multimédia

Retalls de premsa

Los ritos del pueblo
El Mundo, 06-09-2014

LOS RITOS DEL PUEBLO

La relación de Algemesí con su patrona se remonta a la Reconquista, en tiempos de Jaume I. Los rituales en honor a Nuestra Señora de la Salud datan de 1247, aunque no hay constancia de los detalles de estas celebraciones hasta 1610, con la aparición del 'Cant de Vespres'. A lo largo de los siglos fueron surgiendo 'tornejants', 'bastonets', 'pastorets', los bailes de la 'Carxofa' y los 'Arquets' y la universal Muixeranga, hasta que en 1906 se completó la fiesta tal y como se conoce en la actualidad con el bolero de 'les Llauradores'.

Detengámonos en la Muixeranga, la torre humana que se ha convertido en icono visual de Algemesí y que, en palabras de Julio Blasco, director del Museu Valencià de la Festa, es el "origen dels Castells" que brotaron en el campo de Tarragona y se extendieron durante el siglo XX por toda Cataluña. En 1973, nació la Asociación de Amigos de la Muixeranga de Algemesí para recuperar esos ritos y tradiciones tras el franquismo.

La aportación de Algemesí a otros municipios y ciudades no termina con la Muixeranga. La falta de 'dolçainers' en tiempos de recuperación de la fiesta llevó a crear la Escola de Dolçaina de Algemesí, la primera de una larga lista que hoy abarca a cientos de pueblos de la Comunidad. En estos centros se aprende a tocar este instrumento tradicional de viento de lengüeta doble de la familia del oboe.

La música, la tradición, los rituales... Esa es la clave de uno de los tres patrimonios inmateriales de la humanidad de la Comunidad Valenciana, junto al Misteri d'Elx y el Tribunal de las Aguas de Valencia. Son "vivencias, ritos que hay que hacer y que se convierten en un espectáculo que no es el germen de la fiesta", explica Julio Blasco. De hecho, tras varios siglos de celebración, la difusión internacional ha llegado con los premios y la declaración de la Unesco, que decidió "por unanimidad" tras recibir la propuesta de Algemesí, filtrada por el Ministerio de Cultura.

Ese desconocimiento forma parte de la espontaneidad del evento y la implicación social de un municipio en el que participar de la fiesta "es un honor", según el alcalde, Vicent Ramón García. "Para qué moverse y dar a conocer la fiesta si luego la gente no va a caber...", pensaban los vecinos de Algemesí, que los días 7 y 8 de septiembre abarrotan las calles de la villa en las tres procesiones en honor a Nuestra Señora de la Salud. Esa idea cambió "fundamentalmente con la declaración de la Unesco", admite el alcalde.

La difusión de la Virgen de la Salud de Algemesí es lo que la ha terminado convirtiendo en una fiesta internacional. Una tradición que pasa de padres a hijos, como se aprecia en la Muixeranga, y que presenta unos "rituales abiertos" pese a la estampa genealógica de las torres humanas, cada una con su significado religioso o profano. Cualquiera puede participar en alguno de los bailes o ritos de las procesiones si se prepara para ello. La rapidez y la precisión de los movimientos es una técnica que necesita tiempo, el que le dedican grandes y pequeños en Algemesí.



Enllaç a la font de la notícia
©  nova muixeranga d'algemesí